InicioFirma invitadaToca refundar la edificación ¿sabremos hacerlo?

Toca refundar la edificación ¿sabremos hacerlo?

Google search engine

Emilio Miguel Mitre, Arquitecto bioclimático, GBCe (Green Building Council), Coordinador AÚNA

La edificación está en un momento único, a punto de poder pasar de objeto económico sin más, a sujeto energético y medioambiental y económico de primer orden.

¿Sabremos hacerlo?

Se trata no sólo de poner al día todo el atraso en el entendimiento de su capacidad de dar confort y salud, sino además de revolucionar los modos de hacer para poder generar ese entorno edificado descarbonizado de 2050.

Y de manera urgente porque, por ejemplo, el tiempo que media entre ahora y entonces, ni siquiera da para que un árbol alcance su madurez.

El edificio es el verdadero centro de empoderamiento energético, vital y medioambiental del ciudadano, como lugar capaz de reducir su necesidad de calor y frío “en situación de apagón” gracias a su diseño bioclimático, y como asiento de instalaciones eficientes y de energía renovable por añadidura.

Debe suceder a escala de ciudad, estableciendo redes sinérgicas, incorporando la movilidad y aprovechando dos recursos cuya utilización es nula o desastrosamente ineficaz, como el agua o el calor del subsuelo para adaptarse al cambio climático.

Esta complejidad se encuentra en la Agenda Urbana, y también en iniciativas europeas como la Misión Ciudades, que promueve la ciudad climáticamente neutra a 2030, con el distrito de energía positiva como pieza esencial.

¿Puede hacerse?

El sector de la edificación está en un momento tan delicado como interesante: falta mano de obra, recibe escaso interés por parte de los jóvenes, la innovación es poca… pero la “compactación” que el sector ha padecido en la última década larga le confiere buena capacidad de crecer, y de hacerlo con una orientación sostenible, incluyendo la producción de materiales de reducida huella de carbono.

El entorno económico es favorable porque la taxonomía, los planes y Directivas europeas y las leyes españolas van a hacer que el valor de la edificación sostenible cada vez se distancie más de la que sigue sin serlo…. pero por otro lado el encarecimiento de las obras resulta muy amenazador.

Es de esperar que el Mecanismo de Recuperación Transformación y Resiliencia (Plan España Puede), junto con una financiación cada vez más disponible, aplicados a estructuras facilitadoras en conexión directa con el ciudadano, permitan un desarrollo considerable de la necesaria renovación de la edificación.

Pero no es suficiente, porque todavía hay muchas intervenciones, especialmente a escala urbana que, siendo necesarias, se encuentran “fuera de mercado”.

Sin embargo, los últimos acontecimientos en el mundo de la energía y la geopolítica enfatizan la relevancia de la independencia energética, en un nuevo entorno de “economía de guerra”.

Y aquí es donde la edificación, y la parte del sector de la construcción que la produce, puede y debe encontrar esa nueva identidad que necesita, que trascienda el denostado “ladrillo”.

Una identidad con una misión socialmente inclusiva, tecnológicamente integradora y medioambientalmente salvadora, proveedora de salud tanto hacia dentro como hacia fuera.

Este artículo forma parte de la sección «Firma invitada» de la revista papel. No te pierdas el anterior publicado en esta sección de Pedro Prieto, del IDAE.

RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Google search engine

MÁS POPULARES